Cuando una empresa decide organizar un viaje de incentivo, lo hace –entre otras razones- para conseguir una serie de objetivos corporativos que se refuerzan y aceleran si a ese viaje se le añaden actividades o experiencias de team building. De manera literal, team building significa “construir equipo” y su propósito es claramente ese: crear relaciones, favorecer la cohesión entre los empleados y reforzar su sentimiento de pertenencia a un grupo.

La ventajas del team building

Son cada vez más populares y de hecho no para de crecer el número de empresas que dedican una jornada o dos al año a organizar una actividad de team building en su propia ciudad, no necesariamente asociada a un viaje de incentivo. Porque las ventajas son muchas y variadas. Aquí os dejamos las más importantes:

  • Refuerza el sentimiento de grupo y el de pertenencia a la empresa
  • Favorece las relaciones entre compañeros y ayuda a la integración de las nuevas incorporaciones
  • Fideliza a los empleados
  • Mejora la comunicación entre los distintos niveles de responsabilidades
  • Afloran capacidades que en el ámbito laboral pueden pasar desapercibidas
  • Aumenta la motivación de los implicados

En definitiva, ¡da buen rollo! Málaga ofrece muchas y variadas oportunidades de team building para aquellos que eligen nuestra ciudad como destino de viaje de incentivo, reuniones corporativas o para su convención anual. La combinación de mar y montaña unida a las tradiciones y la gastronomía malagueña, permiten organizar actividades a medida y personalizadas para cada grupo, mezclando elementos como desafío, naturaleza, mar, flamenco, cocina, etc.

“Refuerza el sentimiento de grupo y el de pertenencia a un grupo”

Empresarios del mundo, animaros a organizar una experiencia de team building con vuestros empleados, son recursos bien invertidos y el resultado será siempre bueno. Y si es en Málaga, ¡mejor!